sto implica dos dimensiones muy relacionadas:

a) El conocimiento sobre la propia cognición implica ser capaz de tomar conciencia del funcionamiento de nuestra manera de aprender y comprender los factores que explican que los resultados de una actividad, sean positivos o negativos. 

Por ejemplo: cuando un alumno sabe que extraer las ideas principales de un texto favorece su recuerdo o que organizar la información en un mapa conceptual favorece la recuperación de una manera significativa. De esta manera puede utilizar estas estrategias para mejorar su memoria. Pero el conocimiento del propio conocimiento no siempre implica resultados positivos en la actividad intelectual, ya que es necesario recuperarlo y aplicarlo en actividades concretas y utilizar las estrategias idóneas para cada situación de aprendizaje.

b) La regulación y control de las actividades que el alumno realiza durante su aprendizaje. Esta dimensión incluye la planificación de las actividades cognitivas, el control del proceso intelectual y la evaluación de los resultados.

Aunque estos dos aspectos están muy relacionados; el primero, el conocimiento del propio conocimiento, surge más tarde en el niño que la regulación y el control executivo, ya que este último depende más de la situación y la actividad concreta.

Definimos la metacognición como "el conocimiento de nuestras cogniciones". 

Y "cognición" significa cualquiera operación mental.

Percepción

Atención

Memorización

Lectura

Comunicación

Escritura

Imaginación

Comprensión

Por tanto, la metacognición es el conocimiento que tenemos de todas estas operaciones mentales; que són, cómo se realizan, cuándo hay que usar una u otra, que factores ayudan o interfieren su operatividad.
La metacognición hace referencias al conocimiento de los propios procesos cognitivos, de los resultados de esos procesos y de cualquier aspecto que se relacione con ellos.

Para hacer referencia específica a cada uno de estos aspectos se habla de:

Metamemoria

Metapercepción

Metaatención

Metacomunicación

Metalectura

Metacomprensión

Metaescritura

Metaimaginación

La metacognición comprende y abarca todo este conjunto de "metas". Como estos son los factores más determinantes del aprendizaje escolar son los aspectos mas estudiados de la metacognición hasta el momento. El ámbito de la metacognición es más amplio.

1. Meta atención: Si queremos concentrarnos en el estudio de una materia y en el entorno hay mucho ruido, nos retiramos a un lugar silencioso o, simplemente, nos tapamos los oídos para controlar y regular las interferencias del ruido. Si tomamos estas medidas es porque conocemos cómo funciona nuestra atención y qué factores intervienen con la acción de atender.
La meta atención es el conocimiento de los procesos implicados en la acción de atender:

Este conocimiento es el que nos permite darnos cuenta de las distracciones y poner los remedios (es decir, autorregular o controlar) para controlarlas tomando medidas correctoras.
Los niños con atención dispersa no saben qué es atender ni qué deben hacer para atender, se distraen con estímulos irrelevantes y atienden a todo sin concentrarse profundamente en nada

2. La Metamemoria: Es el conocimiento que tenemos de nuestra memoria: su capacidad, sus limitaciones, qué hay que hacer para memorizar y recordar, cómo se controla el olvido, para qué conviene recordar, qué factores impiden recordar, en qué se diferencia la memoria visual de la auditiva y qué hay que hacer para recordar lo que se ve (mirar) o se oye (escuchar), etc.
Si no conocieramos nuestra memoria (metamemoria), no tendríamos conciencia de sus limitaciones y, consecuentemente, no tomariamos la iniciativa de escribir algo que no queremos que se nos olvide. Es el conocimiento de la fragilidad de nuestra memoria el que nos lleva a controlar o regular el olvido, escribiendo apuntes, números de teléfono, direcciones.

Relación de la metacognición con las estrategias, habilidades 

de estudio y otros procesos cognitivos y no cognitivos.

El rol de la metacognición se podría comprender si analizamos las estrategias y habilidades que se utilizan en un deporte de equipo: la velocidad , la coordinación y el estilo son propios de cada jugador, sin que éste necesite ser consciente en cada momento de los movimientos que hace. En cambio el entrenador hace que cada uno de los deportistas sean conscientes de sus movimientos y estrategias y de esta manera puedan llegar al autocontrol y coordinación. En nuestro caso, es el aprendiz el que ha de hacer las dos funciones de entrenador y deportista. Primero ha de desarrollar y perfeccionar los procesos básicos (capacidades cognitivas básicas) con la ayuda de las técnicas de aprendizaje. En segundo lugar, el alumno ha de tener unos conocimientos específicos del contenido a aprender.

El saber planificar, regular y evaluar... qué técnicas, cuándo y cómo, por qué y para qué, se han de aplicar a unos contenidos determinados con el objetivo de aprenderlos hace que el aprendiz se vuelva estratégico.